DOMINGO 4 DE SEPTIEMBRE - EVANGELIO - DISCÍPULOS DE JESÚS


Te invito a que realices una lectura tranquila y reflexiva del Evangelio de este Domingo 4 de Septiembre de 2016.


Lectura del Santo Evangelio según San Lucas (14,25-33):

En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo: «Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío. Quien no lleve su cruz detrás de mí no puede ser discípulo mío. Así, ¿quién de vosotros, si quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla? No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo: "Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar." ¿O que rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil? Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz. Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.»

Palabra del Señor


Como en otros domingos, de nuevo nos vemos confrontados hoy con Jesús y su mensaje. Éstos someten nuestra vida a la crítica del Evangelio. ¿Eres tú mi discípulo? Muy bien. Pero ¿te atreves a hablar claro a favor de los hermanos oprimidos? ¿Prestas atención y tiempo a los hermanos necesitados? ¿Puedes aceptar dificultades por amor a los otros? Éstas son las señales del verdadero discípulo. Hemos reflexionado sobre estas características y le pedimos a Dios que nos dé fuerza.

ULTIMAS NOTICIAS
ARCHIVO